domingo, octubre 15, 2006

Recuerdos y algo que no es mío

Es increíble todo lo que se puede llegar a encontrar cuando ordenas el cajón en donde guardas todos tus recuerdos. Estaba en eso el otro día y me encontré con un sin fin de momentos dormidos en mi memoria y despertados por cartas, fotos, anillos, diarios de vida, foto de graduación, guiones de obras de teatro, etc.
Hubo cosas que me hicieron reír como las hojas del libro de clases de 1° y 3° medio que me robé…por la chucha que me portaba mal. Otras cosas que me dieron nostalgia, como los textos de Confirmación que guardé como un pequeño tesoro de mi pasado. Y otras me hicieron recordar a aquellos hombres de mi pasado…uno de ellos fue compañero de trabajo en un pub; es y debería seguir siendo Psicólogo, también escribía y leía mucho y es uno de los hombres más interesantes que he conocido.
En los momentos de pick en el trabajo, yo llevaba siempre las bandejas llenas y las manos ocupadas, por lo que acostumbraba a poner las “comandas” (papeles en donde uno toma nota del pedido) en la boca, debido a esto, las comandas quedaban manchadas con mi lápiz labial y esto hacía que mis compañeros me molestaran con tallas en doble sentido y me miraran con picardía, lo que, debo admitir, me agradaba.
Una noche este hombre del que hablo, me dijo que no estaba seguro si yo manchaba las boletas o las comandas, yo le respondí que manchaba las comandas. Esa noche, al final de la jornada laboral, él me pasó un papel con un texto impreso, lo que leí me gustó mucho, por lo que lo guardé en el cajón de los recuerdos.
Ahora que lo releí se me ocurrió la patudéz de publicarlo en este espacio. Lo pensé mucho ya que no lo escribí yo y ya no tengo contacto con esta persona como para pedirle permiso, pero al fin y al cabo creo que es una buena historia y cautivadora redacción y me gustaría compartirla con ustedes. La traspasaré textual desde el papel a la pantalla.
Aquí va, espero sea de su agrado.

La Zona
Como me era habitual en otros bares, entré cerca de las 11. Hora suficiente para poder elegir la ubicación ideal para mis propósitos. La noche anterior había pasado por fuera y me había estado dando vuelta durante todo el día la idea de la Zona. Las mesas estaban desocupadas y me sedujo eso de sentarme a esperar. Había que aparentar tranquilidad. Encendí un cigarro, una cerveza frente a mi. El frío de la noche recordaba los fríos más tristes del invierno pasado. Pero ahora estaba en la Zona, y eso debía cambiar
En una esquina, fuego. Sí, era eso lo que necesitaba. Un fuego intenso, llamas sinuosas como lenguas húmedas recorriendo la madera desde abajo, sobreponiéndose unas a otras, frenéticas por llegar al centro y consumirlo todo en un beso voraz, profundo, pleno. Un fuego sistemáticamente alimentado por la gente del bar, como poniendo una alfombra al preámbulo necesario de una noche de encuentros clandestinos. “Unámonos en un abrazo eterno. Estas sola, estoy solo…la soledad también puede ser una llama”, recordé, mientras pedía otra cerveza a una mujer de ojos intensamente verdes.
Nada más que esperar. Pero había que estar preparado. Tener las preguntas correctas, separar las respuestas obvias de las inquietantes, controlar el entusiasmo por evidente, las pausas, la atención pareja, la transpiración de las manos; el movimiento frenético de mi pierna derecha casi sintomático de mi interés por una hembra.
Controlar la situación, eso era todo.
La mirada es el camino por el que transita el deseo, y partí al baño a ensayar frente al espejo mi ilimitado abanico de opciones al respecto. Así y todo, conocía las suficientes. De Niro en Taxi Driver: inquietar, provocar, seducir. Eso sí que sabía cómo hacerlo.
Las personas empezaron a llegar. Las primeras no se detuvieron en la Zona. Siguieron de largo, pero no me preocupé, ya que eran básicamente parejas. Sin embargo, pensé que igualmente podían estar en la Zona. Parejas insatisfechas que busquen un nuevo contacto, algo que reanime la triste pobreza de su relación. ¿Swing? Claro, casi siempre las mujeres están con el hombre equivocado y no pocas veces también es al revés. Pedí otra cerveza y me empecé a sentir mejor con el siguiente trago. Para mi es habitual no equivocarme al evaluar una relación. Mujeres interesantes, hermosas, relucientes de un esplendor interno, junto a tipos que caminan mirando hacia el suelo, escudriñando la punta de sus zapatos, sin más pretensión que llegar a una cama para vaciarla de fantasía. Nada que hacer, irremediablemente juntos hacia el fracaso, al despreciable aburrimiento de rutinas sosas, diálogos evidentes y rutinarios.
Otra cerveza. Esta vez estoy poco a poco más rodeado de gente. Parejas riéndose, grupos conversando y abriendo unas tras otra botella de vino. Soy el único en la zona que continúo solo y esperando que llegue alguna mujer a sentarse a mi mesa.
Comienzo a mirar a las parejas esperando que con eso ellos se den cuenta de lo que estoy buscando. Como es la primera vez que vengo, quizás sea esa la forma en que los contactos se lleven a cabo. Me intuyo algo nervioso y enciendo otro cigarro. Pido otra cerveza pensando que la zona no es lo que yo pensaba. No queda más que beber y humedecer como siempre el deseo en los recovecos del vaso. Las mujeres me gustan fáciles. O sea, me gustan cuando a ellas yo les atraigo. No tengo paciencia para la conquista. Pido la cuenta y me la traen los mismos ojos verdes. La zona no era más que la proyección de mis propias fantasías.
No queda más que salir y pensar que la Zona de Contacto no es más que el suplemento de un diario puesto a la vista del público para ser leído.
Ya afuera, revisé la boleta y vi que estaba marcada con rouge.
Tal vez, la noche no había sido del todo mala.

23 Comments:

At 6:50 p. m., Blogger CHELO said...

Me encanto la historia, pero la completa, osea tu parte de la historia y el cuento de este compañero tuyo, esta de lujo, asi de buenas a primeras, en mi primera leida, que nunca es la mas cuidadosa, me parece que es un tremendo piropo hecho cuento.
Saludos y suerte con la pata!!!

 
At 7:08 p. m., Blogger Lovage said...

Gracias Chelo por su siempre atenta visita, me alegra cuando a la gente le agrada lo que escribo (hablando sólo de mí parte)y que bueno que te haya gustado la historia de él también...tienes mucha razón: es un tremendo piropo hecho cuento
Gracias

 
At 9:51 p. m., Blogger Jim™ said...

...me parece que debes tenr otros cuentos por ahí.
Increible, tambien como a Chelo, ES un hermoso piropo caido a cuento...
me gusta,
Me recuerda que una vez me sente en algun lugar de un Pub donde trabajabas...


Besos Toty, Gracias nuevamente!


Jim


ps: lavate la gamolia...

 
At 9:52 p. m., Blogger Jim™ said...

ejem... era "gambolia" sorry... pero se entiende...

 
At 10:37 p. m., Blogger Terror Clown said...

Me gusta el hecho de que partas de una situación persoanl, es como que prepras el camino para lo que viene, me gusta eso, le da un efecto más "asociativa" a la historia (o al menos eso creo), y el cuento esta bueno, enganch por la reacción y te mantiene entretenido, me gusta.
Y encuentro que la entrega del cuento como "piropo", es muy buena, ya que a diferenia de los que se dicen, se olvidan , se confunden, o se repiten, lo que los hace comunes, ya que no son para una persona, si no para muchas con algo como tu, por eso lo encuentro bueno, por que como se puede ver soporto el paso del tiempo, y causa el mismo efecto.

Cuidese la pata amor, y cuidate tu tambien.
Te amo mil y mil más.

 
At 11:19 p. m., Blogger Lovage said...

Jaimito, no recuerdo tener más cuentos por ahí...si tú sabes algo que yo no sé, porfa avísame, sabes que tengo pésima memoria

Gracias por su vista

 
At 11:30 p. m., Blogger Lovage said...

Terror del amorrrssshhh: claro, la verdad es que tenía que escribir algo creado por mí porque soy re celosa con mis cosas así es que tenía que poner mi marca y por otro lado también tenía dejar en claro que no era mío y así no se malentendiera y después me demanden por derecho de autor jijijiji

Sí me cuido la pata

 
At 12:16 p. m., Blogger gabriel said...

El relato es de lo más entretenido.
Quizá esperabas que te dijera que es lindo o tierno y ¿por qué no? bello. Honestamente me pareció digno de un cortometraje o algo así.

Pd. Lo del labial en la "comanda" está muy sexy.

 
At 12:44 p. m., Blogger Lovage said...

Verdad!!!, no se me había ocurrido hacerlo cortometraje...buena idea Gabriel y bienvenido a este espacio, gracias por su comentario.

 
At 12:46 p. m., Blogger Lovage said...

Puuucha...no tienes blog. Bueno espero poder verte por acá nuevamente.
Gracias de nuevo

 
At 10:39 p. m., Blogger Tontograve said...

Tengo la sensacion de familiaridad con tus letras.
y no lo digo por el constante cambio de fuente, sino por el contenido...
raro...
La zona, vaya recuerdos.
Recuerdo ese texto tambien, añazos atras.
Disco Duro, aun de cabecera.
Te leo, te lo aseguro.
TG.

 
At 5:05 p. m., Blogger Barre said...

Uff llegue recien a mi casa y estoy agotadisimo
Y veo que hiciste un graan post
lo leere cuando mi cerebro no duela tanto

tu nombre es "lovage" por el disco de patton no?

Saludos

 
At 5:29 p. m., Blogger Lovage said...

Sí, es por Patton

 
At 6:58 p. m., Blogger Barre said...

¬¬ te respondi en mi blog

y sobre lo de Patton me gusta su musica lo de Lovage es un buen proyecto me gusta bastante y sirve para las citas no? =D

saludos

 
At 7:00 p. m., Blogger Lovage said...

Jajajajajajaja, sirve muchísimo!!
;)

 
At 12:14 a. m., Blogger Tontograve said...

No.
No creo conocerte de otro lado.
Pero tus textos me son tan familiares, tan...

TG.

 
At 1:16 a. m., Blogger Tontograve said...

No lo se.
Solo son familiares.
Quizas me suenen de otro lugar.
Quizas simplemente, me sean agradables...
(Me siento como en un chat)
TG.

 
At 11:50 p. m., Blogger Paz said...

Me muero de envidia.
nunca me pasó algo así cuando garzoneaba...

Excelente, me encanta la propuesta. Gracias

 
At 1:34 p. m., Blogger Lovage said...

Gracias Paz!, pero la verdad es que yo te envidio más a ti, por el don que tienes para escribir.
Un beso

 
At 1:32 a. m., Blogger Jim™ said...

yo envidio a la envidia...

 
At 1:32 a. m., Blogger Jim™ said...

...pq puede siempre estar presente

 
At 4:23 p. m., Anonymous Anónimo said...

está bueno.

 
At 1:58 a. m., Anonymous Anónimo said...

Y que pasó con ellos despues? Sería interesante saber como termina el relato fuera de las hojas y si la boleta marcada con rouge implicó algo más que una buena historia.
Hay que preguntarle a la protagonista.

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home